La libertad de diseño que ofrece la tecnología SLM se puede aplicar a la fabricación de insertos y moldes. El objetivo principal de los moldes de inyección y colada es asegurar un enfriamiento adecuado de la pieza. Este enfriamiento depende de la transferencia de calor entre el metal fundido y el molde. Para optimizar este enfriamiento se pueden utilizar componentes fabricados mediante SLM con canales de refrigeración internos que discurran cerca de la superficie.

El concepto más habitual es la fabricación de insertos que se colocan sobre bloques de molde prefrabicados. La utilización de estos insertos proporciona una transferencia de calor homogénea (evita el sobrecalentamiento de partes del molde), mejora la calidad superficial de las piezas inyectadas y reduce considerablemente los ciclos de inyección.